Aprendizaje respetuoso como parte de la crianza

miércoles, 25 de abril de 2012

Acerca del silencio


Qué paradoja... el otro día escribía sobre las palabras y hoy estoy escribiendo sobre el silencio.
Todo ha surgido a raíz de releer el texto de Loris Malaguzzi que os acerqué en una entrada anterior.  Reflexionando sobre una de sus frases, que dice ...de escuchar y no hablar..., me pregunto si se nos está inculcando la idea de niños silenciosos que serán futuros adultos callados. Y hasta qué punto el silencio puede o debe considerarse un valor en sí mismo.

Está claro que hay situaciones en las que es necesario guardar silencio: en el cine, en el teatro, en una conferencia... También cuando otra persona está hablando, por respeto, para poder escuchar, para saber esperar a que llegue nuestro turno de palabra.
Pero yo me refiero a otro silencio. Al silencio del acatamiento, del no-cuestionamiento, del miedo a decir algo inapropiado, de evitar llamar la atención de los demás, de no diferenciarse del grupo.
¿Es este silencio algo que se nos intenta inculcar desde pequeñas/os?

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir; es una sabia frase de una canción de El Último de la Fila.
Esto es obvio, pero nos lo saltamos a menudo. Se trata de decir cosas importantes e interesantes, si lo hacemos así estoy segura de que los niños guardarán silencio voluntario para escucharnos. Y si no se callan para escucharnos, a lo mejor es que no estamos diciendo cosas tan interesantes como creemos.

Sigo buscando frases relacionadas con el silencio y, echando mano de la sabiduría popular, se me ocurren estas dos:

En boca cerrada no entran moscas, es decir, no hables por si acaso.
Por si acaso te equivocas en la respuesta y provocas la risa de los compañeros, por si acaso metes la pata y el adulto de turno te mira mal, por si acaso quedas como un "listillo" y eso puede ser peor aun que equivocarse... O sea, mejor quédate callado y no llames mucho la atención y sé un niño de los que pasan desapercibidos.

Quien calla, otorga. Es el resultado de lo anterior, nuestro silencio mantiene las cosas como están.
Callados, obedientes, silenciosos, sumisos, conformistas... ¿es así como queremos a nuestros niños y niñas?

Os dejo con una pequeña adivinanza: ¿Qué cosa es, que si pronuncias su nombre deja de ser?

14 comentarios:

  1. Yo creo que de niños tienen que hacer ruido es inebitable. Hoy venía de la compra en la furgoneta y mi marido cantando a todo pulmón la típica canción marroquí que se les canta a los niños "ala albadro alaina...", pues mi niña iba critando lo que le parecía al son de su padre, me moría de la risa porque esta niña cuando aprenda más palabras, si Dios quiere, no habrá quien la calle! Las palabras que sabe las repite todo el tiempo y tengo que reconocer que cuando "hablan-gritan" todos a la vez mucho tiempo me vuelven loca, pero creo que de niños es lo que tienen que hacer porque así estan comunicándose y están aprendiendo. Puntualizo de niños porque de adulto pienso todo lo contrario. Yo peco de hablar demasiado y no me gusta. Sé que un día me condenaré por mi lengua y es algo que intento trabajar para ocntrolarla un poco más, porque estoy deacuerdo con todos esos refranes, pero si están dirigidos hacia los adultos. Porque si un niño quiere expresar algo seguro que es algo inocente y si quiere preguntar algo debe hacerlo, y si quiere que le repeitas lo mismo 20 veces está en su derecho porque todo esto le ayuda a crecer. UN besito y gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  2. Complejo tema este del silencio ... como en todo, lo importante es encontrar el equilibrio, aunque a mi me parece que, especialmente los adultos, andamos faltos de momentos silenciosos ...

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que son frases de adultos para adultos. Espero y deseo que los niños puedan expresar lo que quieran sin que nadie les coarte.
    Hace poco escribía yo una entrada sobre mi necesidad de estar en silencio y es precisamente por eso, por dejar que mis hijos no callen ni un momento, que es lo que tienen que hacer, respetando siempre a los demás claro, y me refiero con esto último a respetar los horarios de descanso nocturno y siestas, los turnos en una conversación, las conversaciones telefónicas breves,...
    Me apunto la adivinanza a ver si hago pensar a Marcos, jejeje
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Yo también pienso que hay que buscar el equilibrio!! Pero si la balanza se tiene que inclinar hacia algún lado no quiere que mi hijo calle nuuuuuuuuuuuunca!
    Y en este mundo sí que pienso que tendríamos que buscarnos más momentos para disfrutar del silencio, a mí me encanta!!

    ResponderEliminar
  5. Hoy les he dicho a un grupo de alumnos (porque tenían muchas ganas de hablar...) que, "para que haya música, antes debe haber silencio". Creo que lo han entendido...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo sé la respuesta!!! EL SILENCIO jajajaajaja.
    En realidad no entiendo mucho que es lo que nos quieres transmitir. Yo no tengo problemas en estar callada, es más me gusta el silencio porque me ayuda a concentrarme. Ahora mismo acaba de llegar el futuro, así que me voy a casa, pero allí entre el ruído de la lavadora, que si los vecinos y tal... por eso me gusta mucho la noche, porque apenas hay ruido y se lee tan a gusto...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mi me gusta el silencio y es necesario para muchas cosas.
    Al silencio que me refería es al que se intenta imponer a los niños. En situaciones concretas es necesario, pero el silencio que me cuestiono es el que transmite el mensaje de que las cosas que tienen que expresar los niños no son tan importantes. O las famosas frases "cuando los mayores hablan los niños se callan" o "calladito estás más guapo".

    ResponderEliminar
  8. Cada cosa en su momento, eso es lo que intento inculcarle a mis hijos.

    Ellos por genetica y lo digo por mi jeje! son charlatanes, hablan hasta por los codos... algunas veces les he tenido que reñir porque no me gusta que interrumpan una conversación, es normal son niños y continuamente estan aprendiendo, pero para eso estamos ahi los papas para explicarles las cosas como son.

    A mi el silencio me gusta solo en ocasiones... y respecto a tus frases pues bueno hay veces, muchas veces que antes de hablar hay que aprender a escuchar y analizar y luego ya decidir si hablas o callas... eso ya esta en la persona.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo también pienso que estas frases son para adultos en mi caso voy tratando de aprender a callar en ocasiones y no meter la pata al no pensar antes de hablar sin embargo los niňos no tienen maldad y creo que no hay que coibirles para que no hablen sino más bien dirigirles y que vayan aprendiendo cuando es mejor hablar y cuando callar y nose si se me habrá entendido bien que estoy con gripazo y tengo la cabeza espedita jeje. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te ha entendido muy bien.
      Cuídate mucho.

      Eliminar
  10. Me encanta el silencio, el buen silencio e intentaré transmitírselo a mi hija pero el silencio al que te refieres, haré todo lo que esté en mi mano para que mi hija hable siempre que crea que deba hacerlo, porque si lo cree es importante.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta tener momentos de silencios pero con un niño en casa es
    imposible, claro esta que en determinados sitios todos sabemos que hay que hacer jejeje pero me encanta que siempre el peque de su punto de vista en las conversaciones y por fin se ha dejado de decir la frase: "son cosas de mayores y tu a callar se ha dicho".
    Gracias por estas reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes que hay muchos adultos que no dejan a los niños participar en las conversaciones. Por desgracia pocas veces se les pregunta ¿tú qué opinas?
      Me encanta cómo lo hacéis.
      Besos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...